lunes, julio 31, 2017

tdp: "un par de vueltas por la realidad"

Texto leído el sábado 22 de julio en la ANTIFIL.


Buenas noches.
Creo que está demás decirlo: estamos en una noche histórica para la poesía peruana contemporánea. No solo celebramos la reedición de un poemario excluyente, también nos congrega la reserva moral de la tradición de la poesía peruana, porque este poemario, aparte de lo mucho que ofrece, también nos invita a (re)visitar su tradición inmediata, algo descuidada por sus nuevas voces.
Esta noche no tendría sentido sin los factores que contribuyeron a la existencia de esta reedición, como también a su circunstancia. En primer lugar, Juan Ramírez Ruiz regresa a su casa, porque este libro que tenemos ahora en manos es tal a cuenta de un escritor y editor de la Universidad Federico Villarreal, Eduardo Reyme, que ve cumplido el sueño de editar en su sello Vivirsinenterarse a un poeta que también estudió en dicha universidad. También prestemos atención al contexto de su presentación: el fuego y la furia de la Antifil. En este sentido, no nos extrañemos que alguna vez Juan Ramírez Ruiz, en el fervor vital y político de los años setenta, haya hecho suya estas instalaciones que ahora nos cobijan. Todo puede pasar y las especulaciones quedan de lado cuando nos referimos a las consecuencias de vivir en poesía. Yo prefiero creer que sí, que Ramírez Ruiz también estuvo en estos ambientes de la casona que alberga a la Antifil.
¿Qué pensamos cuando pensamos en Un par de vueltas por la realidad?
Lo mejor sería no pensar el libro desde el discurso racional, sino abordarlo desde la verdad emocional del recuerdo de su primera impresión: en lo personal, lo leí a los 22 años, en ejemplar prestado por algunos días por el poeta y narrador Miguel Ildefonso. Siempre había escuchado del poemario, lo había leído, como seguramente muchos de ustedes, ya sea por fragmentos en revistas o en fotocopias. Si en esos formatos la poesía de Juan Ramírez Ruiz exhibía un destello verbal capaz de encender instintos, la experiencia en formato de libro significó toda una revolución, un sano acto de subversión que partía de la actitud de uno mismo ante la vida.
Ese sentimiento de subversión yacía en palabras y versos escritos, en aquella lectura inicial, hacía más de treinta años. La indignada frescura de las palabras de Ramírez Ruiz fue lo que quebró el concepto de lo que en ese tiempo creía que era la poesía, haciéndola cercana e íntima en su salvaje cotidianidad. No hablamos de palabras pautadas por el efectismo, sino de palabras que transmitían una sensibilidad de época por medio de una furia que no dudaba en quebrar actitudes contemplativas. Es decir: fui partícipe del verbo que exhibía una nerviosa urgencia. Es precisamente esa nerviosa urgencia lo que ha impedido, e impide, que pesen los años en las páginas de este libro que podríamos llamar artefacto de escritura.
En este sentido, la nueva aparición de Un par de vueltas por la realidad no pudo ocurrir en mejor momento. No solo es un libro necesario para la poesía peruana última, lo es también para su narrativa, géneros que últimamente vienen apostando por el vacío del discurso seguro, convertidos en medios terapéuticos, destilando conservadurismo, dinamitados por los peligrosos senderos de la aceptación de la palabra. Por ello, para el creador, sea narrador o poeta, este libro servirá de píldora del deshueve, o llámalo acicate. La experiencia poética para Ramírez Ruiz no solo quedaba en el ensimismamiento tras el impacto de su lectura, sino que llamaba a la acción, a la revolución contra el conformismo y todas las variantes del besamanismo.
Esa es la incomodidad que nos sigue dejando el presente artefacto de escritura: ¿seremos capaces acaso de seguir al menos la décima parte de sus postulados?
Obviamente, como todo poeta, Ramírez Ruiz buscaba ser reconocido como un gran poeta, que a estas alturas solo los idiotas pondrían en duda. Pero bien sabemos que Ramírez Ruiz no deseaba un espacio en los discursos de la academia, mucho menos que su poesía se vea reducida a oscuras utilidades discursivas, lo que buscaba era el cambio de actitud del eventual lector por medio de la experiencia de su palabra exaltada y atribulada. Ramírez Ruiz creía en la verdad emocional de la palabra, en su hechizo capaz de cambiar vidas, o determinadas vidas.
Eso: Ramírez Ruiz buscaba la coherencia de la experiencia, que el lector no se quede solo en la lectura, sino que haga algo partiendo de ella. Lo dice: “para no caminar con la cara repleta de angustia por las avenidas del Perú / llevaremos descuidadamente el cuerpo / seremos totalmente expansivos / viviremos con el estruendo justo para que un leve rumor / sea el estallido inevitable y necesario.”
Pero tengamos también en cuenta el contexto en que apareció este libro. Bien sabemos que Ramírez Ruiz fue uno de los puntales del Movimiento Hora Zero. Por ello, en lo personal me interesa poco o nada el distanciamiento que nuestro autor tuvo con sus miembros. La verdad del chisme no debe imponerse ante una realidad axiomática: la presente publicación es también un rotundo testimonio de la actualidad de Hora Zero, una actualidad respaldada y saludada por la presencia de todos nosotros, los lectores de poesía peruana. Si algo podemos decir de los poemarios publicados en la primera etapa del movimiento, es que Kenacort y Valium 10 de Jorge Pimentel, En los extramuros del mundo de Enrique Verástegui y Un par de vueltas por la realidad, son obras maestras de la poesía peruana de la segunda mitad del siglo XX. Conozco a no pocos poetas que han encontrado, y encuentran, su camino en la poesía tras el fogonazo recibido mediante estos poemarios, que tienen el poder suficiente de afianzar convicciones. No puedo decir lo mismo de otros poemarios peruanos contemporáneos, que no pueden transmitir, o propiciar cambios en el lector, más allá de su eventual calidad. 
Tenemos razones para estar contentos. Un par de vueltas por la realidad ya no será un libro inhallable y estamos más que agradecidos.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal